Logo PUCP

Simposio: Sintaxis

Sintaxis interna del sintagma nominal

Como hipótesis de trabajo supongamos establecida en una lengua la existencia de un constituyente oracional denominado sintagma nominal (SN). (En esta accepción vinculada a ‘constituyente’ un sintagma está compuesto de cero, uno o más elementos.) Aquí dejamos a un lado la relativización (ya tratada en Amazonicas II), la morfología nominal, y (casi) todas aquellas propiedades del SN que se desprenden de su relación con los demás constituyentes del ámbito en que aparece (posición, casos — menos genitivo —, coordinación, aposición — menos en uno de los subtemas —, y su manipulación por la estructura informacional de la oración). La construcción de un SN responde a dos necesidades: caracterizar un tipo de entidad (comprensión), delimitar una clase de referentes (extensión). Los instrumentos formales que cumplen estas dos funciones pueden especializarse en una de ellas o cubrir a ambas. Si penetramos en el SN por el lado formal, distinguimos el núcleo y sus dependientes. La naturaleza del núcleo condiciona la sintaxis interna del SN de dos maneras. Primero, en términos téoricos por todo lo que la noción de núcleo funcional (determinante) sugiere acerca del paralelismo estructural entre SN y oración (hipótesis X-barra completada por la del DP). Segundo, en términos de la subclasse nominal que encabeza el SN. Esta llamada se centra en la idea más tradicional de núcleo lexical. Hay dos tipos de núcleo lexical que por carecer más o menos de comprensión y ser referencialmente unívocos suelen instaurar un SN de un solo componente: pronombre y nombre propio. Los deverbales sí admiten dependientes pero padecen restricciones de combinación con éstos (p.e. la recuperación de los argumentos puede acaparar la expresión del genitivo). La ausencia de núcleo lexical se presenta de dos maneras. Por un lado el núcleo se elide pero los dependientes permanecen (la Ø de enfrente). Esta interpretación encierra algunos problemas (lo mejor no es lo Ø mejor). Por otro el SN es una “relativa sin núcleo”, denominación frecuente aunque impropia para las nominalizaciones de muchas lenguas. Los dependientes se dividen en argumentos y modificadores. Los argumentos lexicales son verdaderos SN ([the king of England]‘s will) que llevan (o no) la marca de dependencia. Ésta, alternativamente, aparece sobre el núcleo (la mesa su-pata en algunas variedades de español amazónico). Cuando hay coocurrencia entre la expresión lexical y la expresión pronominal del argumento (como en el último ejemplo) se plantea la cuestión de su mutuo vínculo sintáctico (argumento lexical y concordancia flexional vs. argumento pronominal y adjunto lexical correferencial — una faceta de la no-configuracionalidad). La existencia de argumentos supone estructura argumental en el núcleo y por lo tanto valencia. La forma de la construcción genitiva varía a menudo según la valencia del núcleo, por ejemplo al generar un monovalente (“alienable”) una configuración más compleja que un divalente (“inalienable”). El argumento puede también tener forma de completiva finita (la sospecha de [que [nunca volvería]]). Los modificadores son lexicales o gramaticales. Estos últimos, los determinantes, están hechos básicamente de artículos y demonstrativos. Habida cuenta que: 1) muchas lenguas carecen de artículos mientras otras tienen uno sólo (definido o indefinido) y algunas dos o más (si hay sincretismo de género y/o número), 2) no siempre artículo y demonstrativo forman juntos una clase de substitución, 3) las definiciones del artículo son heterogéneas: marca de (in)definido vs. morfema más o menos indispensable para que un nombre instaure un SN, 4) es común el vínculo diacrónico entre demonstrativo y artículo. Adjetivos (donde los haya), adverbios (el paisano aquí), y SN no argumentales (tea for two), son los modificadores lexicales comunes. Los adjuntos nominales no necesariamente llevan adposición (Dixieland rock) y la marca de genitivo sirve tanto para expresar argumentos (interiorval2 do corpoargm) como adjuntos (estradaval1 de terraadjn). El adjetivo puede instituir sintagma y hasta regir caso (indiferente ao sentimento, limpo de obstáculos). Varios recursos expresan la estrechez del vínculo entre componentes del SN: concordancia entre núcleo y modificadores (p.e. género, número, caso), restricciones sobre orden (mayores que en la oración) y sobre compatibilidad, sincretismos (p.e. en el artículo), marcas de adyacencia inmediata (“linkers”). Particular atención respecto a las lenguas que nos interesan aquí merece el orden entre núcleo y modificador cuando éste es un nombre. La ocurrencia de AB y BA no indica necesariamente indiferencia al orden aun cuando el uno parezca describir una entidad y el otro una propiedad (male chimpanzee / chimpanzee male). Una nítida falta de cohesión del SN sería otro de los rasgos de las lenguas no-configuracionales, aunque existe la posibilidad de que los supuestos SN discontinuos no sean sino cadenas coreferenciales con modificadores autonomizados en SN mediante algún mecanismo de nominalización (común en Australia). (Otra cosa es la extraposición de relativas como en algunas lenguas europeas.) Al adentrarnos en el SN por el lado funcional, nos deparamos con tres vertientes: semántica (caracterización de la entidad), extensional (identificación del referente), y, aunque menos obvia, pragmática (estrategias del hablante). La expresión de la primera está a cargo de adjetivos (donde los haya, no sobra insistir) (discours frivole) y nombres (papier toilette), con clara tendencia de éstos a la lexicalización. En torno a la posesión están el significado altamente diversificado del genitivo y el correlato semántico de la valencia del núcleo: la posesión alienable / inalienable con sus lindes fluctuantes de una lengua a otra. La cuantificación es compleja pues abarca, junto con el número propiamente dicho (singular/dual/trial/paucal/plural/total) y el distributivo, la subclasificación de los nombres según las propiedades cuantificacionales de la entidad (individual, genérica, colectiva, densa, discreta) y las herramientas gramaticales para pasar de un tipo de entidad a otro (p.e. el singulativo). Numerales cardinales y ordinales plantean a menudo la cuestión de si son modificadores o el mero núcleo, sobre todo al venir acompañados de clasificadores. A este acápite pertenecen también la intensificación (aumentativo, diminutivo) y la cuantificación de modificadores (la más profunda emoción). Las categorías de género y clase, afines en su semántica, merecen denominaciones diferentes (género/clases nominales/clasificadores nominales) con base en su extensión en el léxico y la forma en que se manifiestan. Se plantea su (in)compatibilidad mutua en una misma lengua así como la naturaleza parasítica de la clasificación en sí: clasificar sirve ante todo para los fines gramaticales de cohesionar el SN (concordancia), rastrear la referencia (idem), aumentar la valencia de nombres monovalentes (“clasificadores genitivos”) y cuantificar (singularización/discretización con los clasificadores “numerales”). La extensión o referencialidad echa mano de modificadores lexicales (algunos adjetivos, adverbios de localización, genitivo definido — silueta de mujer / silueta de Juana) y más que nada determinantes. Las lenguas difieren respecto al campo de aplicación del artículo definido, sólo discursivo (foricidad) o también situacional. Los demonstrativos presentan paradigmas variables según las dimensiones deícticas de persona y espacio (a veces tiempo). El interior del SN está poco expuesto a presiones pragmáticas (de ahí un orden más rígido) sin llegar a serles hermético. Aparte del (in)definido (cómputo del hablante sobre lo que el oyente pueda tener en mente), hay lugar para lo que sería el ángulo de enfoque (Ana regresó a las tres de la mañana / Tu hija regresó…), la fuente de información y la modalización que la acompaña (se invitó al dizque gran profesor), la jerarquización discursiva de dos (y hasta tres) terceras personas (proximal / obviativo), y naturalmente el conjunto nocional compuesto por honoríficos e hipocorísticos. A partir de los temas propuestos, los participantes deberán abordar un aspecto interesante del sintagma nominal en la(s) lengua(s) bajo estudio.

Coordinador:

Francesc Queixalós

Conferencistas invitados:

Masayoshi Shibatani (Rice University)
Lisa Matthewson (University of British Columbia)
Henry Davis (University of British Columbia)

Auspicia: